Colombia le podría ganar a Europa en turismo

Al César lo que es del César: empezemos por decir que Colombia es uno de los países con mayor biodiversidad del mundo, posee entre 14% y 15% de la biodiversidad del planeta, es decir que es la segunda nación más biodiversa después de Brasil1. Segundo, sus costas suman más de 2.900 kilómetros por los océanos Atlántico y Pacífico2, cuenta con el azul turquesa del Mar Caribe y la majestuosidad de la selva que mira al Pacífico. Colombia cuenta con diferentes climas, la geografía le permite tener temperaturas bajo cero y sobre los 40 grados centígrados, pasar de los 10 a los 35 grados se logra en cuestión de 2 a 3 horas. Además, es el segundo país del mundo con mayor variedad de mariposas: 3272 especies de 14 familias3. Como si fuera poco, en el sur posee el 10% de lo que se considera el pulmón del mundo, el Amazonas. Tenemos también que mencionar que es un país que ha estado sumido en diferentes guerras desde la conquista con algunos pocos periodos de paz. Por último, lo que tristemente quizá juegue el papel más predominante, es que la corrupción ha permeado por décadas todas sus instituciones políticas y sociales. Estos son los factores que creemos se deben tener en cuenta para analizar si el país puede ser potencia en turismo. 

Si Colombia tiene tantas cosas ¿qué hay en otros países para que sean tan visitados? Desde nuestro punto de vista hay algo muy significativo: una política pública seria y organizada que busca incrementar el turismo. No es poco el dinero que significa para una nación el atraer gran cantidad de personas a su territorio. España, por ejemplo, tuvo un ingreso en el 2016 de 125 mil millones de euros gracias al turismo, esto representa el 11% del PIB de ese país.

Gracias a que en este momento Colombia vive una época de relativa calma los ingresos por turismo han venido creciendo. Pero éste es un sector muy sensible, si no lo sabes cuidar, se te va. Durante estos dos años que hemos estado recorriendo Colombia nos hemos encontrado con historias muy similares: operadores solos en el proceso de crear un atractivo turístico. Lo que percibimos es que muchas de las autoridades locales todavía no se han dado cuenta del gran potencial económico que es el turismo para su región. A nivel nacional hay algunos programas para incentivar el turismo pero mientras no se logren articular con las gobernaciones y alcaldías va a ser muy complicado que los esfuerzos lleguen a buen término. Es muy difícil para un campesino que está cambiando la ganadería por el turismo atraer visitantes cuando las calles del pueblo son un basurero, no hay un punto de información turística o todo está en un estado caótico. Muchas veces hemos escuchado: “El turismo está en el monte no aquí en el pueblo”. Claro que es cierto, al ser Colombia visitado por su naturaleza, muchos turistas llegan al pueblo y se dirigen a zonas de reserva natural, pero la carta de presentación va a ser el municipio por donde entren los visitantes. No decimos que toda Colombia sea así, hay alcaldías que se han puesto a la tarea de embellecer su municipio con magníficos resultados. 

Dada la geografía del país, éste se presta para que los atractivos turísticos se basen en deportes de aventura o actividades al aire libre. Hay muchas expectativas y esperanzas puestas en la atracción que puedan generar deportes como el senderismo, el torrentismo, el rappel, el canotaje y otros más. Obviamente, al ser éstas actividades de riesgo deben ser controladas. Un accidente es casi que la tumba para cualquier destino. Aunque estamos muy de acuerdo con las normas, creemos que la implementación debe estar acompañada por la autoridad nacional para que el operador no se sienta atacado sino ayudado en el proceso.     

¿Entonces, si las alcaldías se involucraran más lo lograríamos? Pensamos que hace falta que no dejen tan solos a los operadores. Muchos de estos ya están agremiados a través de lo que se denomina turismo comunitario pero se sigue sintiendo la ausencia de la autoridad. Cuando decimos no dejarlos solos también significa que las alcaldías deben aportar para que los turistas puedan llegar a un lugar limpio y organizado.

Colombia es un país bello. La majestuosidad de su naturaleza la hace una nación digna de ser descubierta. Si nos ponemos a la tarea, con el turismo podremos atajar las intenciones de empresas mineras que devastan nuestro más preciado tesoro. Así como somos uno de los países más biodiversos, también tenemos graves problemas de deforestación. El calentamiento global es otra amenaza para el país. Nosotros creemos que a través del eco-turismo se puede frenar y revertir el daño que le hemos hecho por siglos al planeta.

La respuesta a la primera pregunta es que efectivamente se puede superar a los países potencia en turismo, pero esto se debe hacer con el esfuerzo de todos. Hemos descubierto paraísos en cada lugar que visitamos pero muchos de ellos no son aprovechados de la mejor forma y terminan convirtiéndose en basureros o siendo sobre explotados. Algunas veces propietarios de senderos cobran por el acceso pero no brindan ningún tipo de seguridad a los senderistas, simplemente se aprovechan del destino. Si todos nos articulamos podemos lograr que el turismo sea un importante motor para la economía del país.

 

  1. No.19 de la revista científica Conservación Colombiana año 2013
  2. «Colombia: el desafío de la biodiversidad». BBC Mundo.
  3. V Informe Nacional de Biodiversidad de Colombia ante el convenio de diversidad biológica, año 2014

Comments

comments