El viaje más lindo del arte

En este viaje no solamente nos encontramos con paisajes increíbles, bellezas naturales indescriptibles y sabores auténticos de cada región. En el camino hemos venido haciendo amigos, aquellas personas que se convierten en tu compañía durante el paso fugaz por algún lugar, ellos son los anfitriones de cada uno de los escenarios por los que hemos pasado.

Sin embargo, existe otro grupo de personas que se conocen en el viaje y esos son los demás turistas, cada uno con su historia y cada uno con una ruta llena de experiencias y conocimientos únicos que se comparten en una charla que no tiene cuando acabar.

Tal fue el caso de todos aquellos encuentros con los turistas del mundo que conocimos en Santa Marta. Al parecer, los extranjeros no pueden creer que junto a la playa y el mar, emerja una Sierra Nevada habitada por indígenas, ciudades perdidas que conservan historias ancestrales y playas escondidas que ofrecen experiencias que tal vez sólo se puedan vivir en este país: Colombia el de las playas y los nevados, los desiertos y los manglares, los humedales y las llanuras.

Sí, Santa Marta es tal vez uno de los destinos más apetecidos en Colombia y por eso no es complicado encontrarse nacionalidades de todo el mundo caminando por las calles de la capital del departamento del Magdalena. En una de esas noches acariciadas por la brisa que proviene del Mar Caribe, nos encontramos a un grupo de 3 argentinos con una historia muy particular. Una historia que en su momento ya completaba un año y medio recorriendo Latinoamérica con el propósito de llevar arte a cada uno de los rincones más apartados de 3 países: Perú, por dónde comenzaron; Ecuador, por dónde transitaron y Colombia en donde su obra teatral se pudo ver en más de 7 DEPARTAMENTOS.

Les hablamos de La Mañosa Banda de Teatro. Mañosa, en Argentina, es aquella persona qué busca cualquier medio o que recurre a sus habilidades para lograr sus objetivos. Eso fue exactamente lo que lograron  Ayelen García, Brenda Sol Rimbert y Otti Salas, tres artistas y viajeros provenientes del país gaucho que recorrieron Colombia  a bordo de una burbuja impulsada por el mágico mundo del teatro.

Al salir de su natal Argentina el propósito no era más que llevar cultura y conocer un poco de los países que ya les hemos mencionado.

Aquella noche en Santa Marta que compartíamos ideas a bordo de un velero en la naval, conocimos que cada viaje es diferente y que cada persona decide cómo vivir el destino que le ofrece el país visitado. Estos muchachos no tenían una ruta trazada ni mucho menos un itinerario por cumplir a cabalidad. Su destino era definido por su trabajo. Hoy contrataban su función en Santa Marta, pero quizás mañana en Cali y después en Medellín. Así que su viaje lo fue direccionando el teatro a su parecer.

Aunque por motivos de trabajo no tuvieron el tiempo suficiente para conocer destinos turísticos relevantes por los cuales tuvieron que pasar dirigiendo su mirada a la próxima función, conocieron lo más significativo de cada territorio y eso fue su gente.

Las personas de Neiva no podían dejarlos ir sin llevarlos a conocer el desierto de la Tatacoa o los teatreros de Medellín no podían dejar de hacerles una atención y llevarlos a conocer atractivos turísticos, pero a su manera.

En muchas otras ocasiones las rutas turísticas fueron el pago a su trabajo. Otti recuerda cuando en Ecuador se encontraban haciendo una presentación de baile de tango, de repente un hombre propietario de una agencia de viajes decidió canjearles una ruta turística, que él ya promovía, a cambio de una o dos presentaciones en un restaurante también de su propiedad.

El viaje de “La Mañosa” dejó muchos más recuerdos que fotografías o algún artículo propio del destino. El andar de esta banda teatral les deja algo más profundo que un recuerdo material de un destino, les otorgó un sinnúmero de anécdotas cercanas a la gente, aprendizajes que siempre se encontraron cuando iban a dar algún taller de teatro, que fue otra de las herramientas que tuvieron que implementar para subsistir 3 años fuera de casa.

De esa forma fue como se concibió el viaje de La Mañosa Banda de Teatro, un viaje que estuvo ligado al arte y del arte a la gente y de la gente a lugares paradisíacos, no propiamente turísticos, pero que sin duda se quedan en la retina de 3 argentinos que completaron 3 años viajando. Un viaje que no solamente cambió su obra y su guion teatral, sino también su pensamiento y la forma de ver la vida.

 

Hoy en día se van con cientos de funciones realizadas y con la convicción del crecimiento personal, pues no son los mismos que salieron de Argentina. Hoy se sienten mejores artistas, mucho más afianzados en escena y, lo más importante, su integridad como seres humanos se fortaleció al palpitar con culturas de una gran lista de escenarios y un estruendo de aplausos que complementaron el viaje más lindo del arte.

Web de La Mañosa en Facebook: https://www.facebook.com/maniosabandadeteatro

Comments

comments