Un lugar que jamás olvidarán si están de vacaciones en Santa Marta

Santa Marta es quizá una de las ciudades de Colombia que más escenarios naturales diferentes tiene. Al ser tan grande y contar con la majestuosa Sierra Nevada, la capital del Magdalena puede pasar de los 40°C a los 0°C en cuestión de horas. Cuando un turista promedio decide ir a Santa Marta, lo más común es que escoja ir al rodadero. Nosotros les queremos proponer un plan totalmente diferente que estamos seguros nunca olvidarán.

Muy cerca del casco urbano de esta ciudad se encuentra el corregimiento de Bonda, que está ubicado en las estribaciones de la Sierra. Desde allí puede partir la caminata hacia uno de los tesoros más bonitos de Santa Marta: la quebrada La Lisa. Nuestra recomendación es que se hospeden en el hostal The Place To Be que queda a las afueras del corregimiento. Además de ser excelente y cómodo, ellos te pueden prestar la guianza hasta La Lisa.  

Lo primero que deben hacer es calzar unos buenos zapatos deportivos y ponerse ropa cómoda para caminar. La subida es bastante exigente, así que también deben llevar una buena reserva de agua y dosificarla durante el camino. Durante la subida van a ver cómo empieza poco a poco a cambiar la vegetación, van a pasar de un paisaje medio desértico a una verde y espesa selva.

Aproximadamente y dependiendo del ritmo que ustedes impongan, la caminata es de 4 a 5 horas. Obviamente haciendo paradas obligatorias en lugares paradisíacos y en otros misteriosos. Sí, además de la exuberante naturaleza, esa caminata también pasa por lugares que tienen misterios ocultos. Tal es el caso de un valle lleno de piedras con pictogramas.

    

Al llegar, el paisaje no puede ser más espectacular. Una seguidilla de cascadas de agua cristalina crea varias piscinas naturales rodeadas por gigantescos árboles. El agua es fría y refresca el cuerpo después de la larga jornada. Es un lugar que estamos seguros difícilmente se borrará de sus cabezas.

Aquí está el video completo.

Comments

comments