LAS CASCADAS DONDE SE OCULTA EL SOL EN PUTUMAYO

Uno de los destinos que teníamos en mente en el Putumayo era “Donde se oculta el sol” un lugar completamente misterioso que no sabíamos ni siquiera cómo era. Tal vez habíamos visto un par de fotografías y algunos comentarios de los guías locales que nos dijeron cómo hacíamos para llegar. Sin embargo, eso nos motivó mucho más a ir a descubrir ese lugar con ese nombre tan bonito y llamativo. No importó la lluvia que esa mañana y toda la noche anterior estuvo acompañándonos, nos pusimos las botas y emprendimos nuestro camino. Salimos muy temprano desde Paway hacia la carretera para tomar un auto que nos llevará hacia Villagarzón y posteriormente hacia la vereda dónde quedan estas fascinantes cascadas. Empezamos a caminar y como es normal nos encontramos con subidas y bajadas increíbles. Tuvimos que exigirnos, resbalamos, caímos, nos golpeamos, nos volvimos a levantar y seguimos caminando en busca de esas cascadas tan poco mencionadas pero que nos tenían profundamente intrigados. En el momento exacto en que empezamos a escuchar el rugir de la primera de ellas, nos dimos cuenta de que se trataba de un lugar hermoso y pues como obra de Dios, el cielo se abrió y nos dio un espacio de 20 minutos para poder grabarla. No nos resistimos y nos metimos al agua fría. Allí jugamos como niños y estuvimos felices y contentos porque sabíamos la importancia de haber logrado estas imágenes en ese lugar, nuevamente nos ayudó la hermosa morfo azul y nos dijo que el camino estaba seguro para ir en busca de la segunda cascada. Ésta también con mucho misterio, pero con una característica completamente diferente. El torrente de agua era mucho más ancho que el anterior pero esta era más bajita, detrás de ella una caverna en la cual se pasó el tiempo muy rápido no sabemos en qué momento se nos hizo tarde. Empezó a llover nuevamente para regresar. Así fue como vivimos está magnífica experiencia en busca de las cascadas de “Donde se oculta el sol”

Comments

comments